fbpx

Centro de música

NClic acerca la música a los más pequeños

En el Centro de Música NClic desarrollamos una educación musical completa y personal para nuestros artistas.

Nuestra visión es crear grandes personas que amen la música y puedan (si así lo desean) llegar hasta lo más alto del mundo musical.

Nuestra misión es alcanzar nuestros objetivos centrándonos en disciplinas donde nuestros alumnos puedan crecer con métodos más contemporáneos y mejor adaptados a la enseñanza musical.

Valoramos la creatividad del artista, adaptándonos a un ritmo individualizado y personal, creando un ambiente positivo para darle al alumnado motivación para avanzar a una meta bien definida.

En el transcurso de su vida musical el artista podrá desarrollar herramientas de trabajo como:

Práctica diaria: Crecerá en los hogares, donde la familia en su conjunto creará un ambiente adecuado para alcanzar el máximo potencial del alumno/a.

Talento: El talento se cree que se nace con él, pero no es cierto. El talento se desarrolla a través de la práctica diaria, se adquiere con esfuerzo y perseverancia.

Escucha y repetición: Es el primer paso para aprender, escuchar y repetir lo aprendido, mejorar y alcanzar la perfección mediante la repetición.

Memoria: Una herramienta fundamental para dejar volar nuestra imaginación musical dejando las ataduras de la partitura.

Concentración: Es importante para el proceso de aprendizaje, se desarrolla día a día y clase a clase, donde nuestro profesorado les motivará, desafiará y alentará a no rendirse para mejorar en cada punto de enseñanza.

Para el ÉXITO MUSICAL necesitamos entender que factores influyen y nutren el aprendizaje de alumno/a:

IMG-20210525-WA0013

El Método Suzuki es una metodología de iniciación musical temprana cuyo objetivo es el desarrollo pleno del niño/a, a través del aprendizaje de instrumentos como el violín o la viola.

Shin’ichi Suzuki (1898-1998), creador del método que lleva su nombre, observó que todos los niños/as aprenden a hablar su lengua materna con gran facilidad y naturalidad. De la misma forma, Suzuki se dio cuenta que, si los niños/as estuvieran rodeados de sonidos musicales desde su nacimiento, podrían desarrollar una habilidad tan extraordinaria en la música como la que desarrollan en el lenguaje.

Así pues, basado en la idea de aprendizaje del idioma nativo, ideó su propio método para el aprendizaje del violín, al que llamó el método de la lengua materna, donde se lleva a cabo el aprendizaje del instrumento con los mismos principios que aprendemos a hablar nuestro idioma y que ponemos en nuestro centro de música.

El método Suzuki respeta el ritmo de aprendizaje del niño/a de manera que cada estudiante desarrolla sus habilidades musicales de forma natural.

A través de la metodología Suzuki los alumnos/as experimentan múltiples beneficios:

Cultiva el desarrollo auditivo: Además de ser útil para la formación musical, también lo es para el resto de su formación intelectual.

Desarrolla la psicomotricidad fina y el sentido del ritmo: lo que incide en la formación física y motora, proporcionándole un mejor sentido del equilibrio, de la lateralidad y de la motricidad.

Desarrolla la disciplina: la constancia y la valoración del esfuerzo para conseguir las metas.

La práctica en grupo: fomenta la interacción social, las relaciones humanas, el intercambio respetuoso de ideas y la práctica de la música en un entorno lúdico y distendido, desarrollando las habilidades sociales y emocionales, la empatía, el respeto a uno mismo y a los demás.

La metodología Suzuki concede especial importancia a la formación de la personalidad del individuo, creando un entorno pedagógico que afianza en el niño/a la seguridad en sí mismo, la motivación interna, la autoconfianza y, en definitiva, la autoestima, esencial en todas las facetas de su vida.

Favorece: la observación, la atención, la concentración, el desarrollo de la memoria, la agilidad mental y la capacidad de reacción, lo que ayuda a potenciar los buenos hábitos de estudio y un sentido crítico constructivo.

Jim Bastien y Jane Smisor, pedagogos y músicos de piano estadounidenses, comenzaron a escribir música para abordar las necesidades de sus estudiantes. Este fue el comienzo de los libros de piano de Bastien que han inspirado a tantos estudiantes y profesores de piano.

Los libros para piano de Bastien han sido publicados en todo el mundo por Neil A. Kjos Music Company desde 1963 y ahora están traducidos a 14 idiomas.

En 1999, la Asociación Nacional de Maestros de Música otorgó a Jim y Jane el premio Lifetime Achievement Award, el más alto honor de la asociación, en reconocimiento a su destacada carrera en la música y su contribución a la profesión musical.

Durante su larga carrera, Jim se hizo conocido internacionalmente por sus contribuciones a la enseñanza, composición, escritura, adjudicación e interpretación del piano.

Con más de 300 publicaciones en su haber, el nombre de Bastien se ha convertido en sinónimo de innovadora pedagogía del piano.

 

Este método de lenguaje musical se a

prende a través de cartas, juegos especializados, diversión con juegos para ganar tanto

 individual como grupal, competencia sana y ambición para mejorar individualmente.

Conceptos que se desarrollan:

  • Distinguir la notación musical a través de la suma y no la división.
  • Aprender a entonar a través del “Do diario”.
  • Diferenciar y crear melodías a través de las notas mágicas.
  • Aprender las claves musicales, tonalidades, acordes básicos…etc.

Es un método de lenguaje musical donde desarrollamos la psicomotricidad, el desarrollo del ritmo con la lectura de los puzles musicales que ofrece.

Conceptos que desarrollan

  • Leer dos líneas musicales a la vez.
  • Desarrollo del ritmo interno (mental) y externo (físico)
  • Interpretar puzles rítmicos con música que estén tocando o de cualquier estilo
  • Practica en grupo con aprendizaje compartido.